Mayo AÑO 2001

Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Semana del 29 al 6 de mayo. Se han reunido en egipto representantes del pueblo palestino y del gobierno israelí, y se ha llegado al acuerdo de reiniciar las negociaciones de paz en el momento que cese la violencia. El problema es que la violencia no cesa. Sigue la espiral de violencia aumentando y nadie hace de verdad nada para impedirlo.

Mientras en Argelia estamos asistiendo al levantamiento del pueblo contra el estado policial y dictatorial que les gobierna, el presidente de EEUU ha aprobado la guerra de las galaxias provocando la airada protesta de China y la oposición de rusia.

EDITORIAL. Desde esta editorial que seguramente no interese a nadie hace meses que vamos advirtiendo que el camino hacia nuestra autodestrucción como especie ya se ha iniciado, aunque nadie se de cuenta de ello, lo peor es que las noticias que les resumimos en esta sección nos dan la razón.


Semana del 7 al 13 de mayo. Un bebé de cuatro meses palestino fue muerto por  obuses israelies, dos adolescentes israelies han sido asesinados a navajazos y con pedradas por palestinos radicales. El ejército israelí ha entrado en un "raid!" en los territorios palestinos de soberania 100 % palestina, incumpliendo los acuerdos de paz. La fragil posibilidad de paz se rompe y el propio ajército isrealí advierte a Occidente que la guerra y la violencia subirán de tono al menos en los próximos tres años. !Nos dan la razón!.

Resumo un artículo aparecido en la Vanguardia del domingo 29-04-01 del articulista Xavier Batalla en el que nos explica por qué no puede haber paz en Oriente Medio, sin entrar en las consecuencias que esa guerra puede tener sobre el resto del mundo.

Dice en ese artículo:

"¿Quiere Arafat la paz?. No porque no le interesa verse reducido de figura internacional a un simple Jefe de Estado de un pais de tres millones de personas invertebrado y encajonado.

¿Quiere Egipto o su presidente Hosni Mubarak la paz?. No porque podría perder la ayuda económica que recibe de Estados Unidos (la segunda en importancia después de Israel), a cambio de su aparente infuencia sobre los palestinos.

¿Y Siria?. Tampoco porque si hubiera paz sería invitada a abandonar de una vez el Líbano.

Y Ariel Sharon el primer ministro de Israel, ¿quiere la paz?. No porque es el que menos interés tiene por la paz porque considera que el tiempo juega a favor de Israel. ¿Por qué? porque si los palestinos en términos económicos están mal, aún estarán peor en un plazo de diez o doce años; y en ese periodo considera posible que el Estado Judio reciba un millón de nuevos inmigrantes judios para contrarrestar la presión demográfica de los palestinos.

EDITORIAL. La guerra en Oriente Medio sigue su curso subiendo de intensidad cada semana, y la sensación que impera en Occidente de que esa guerra no es de nuestra competencia, unida a los intereses de las partes para perpetuar esta situación, hace que no se vislumbre ninguna solución no solo a corto sino tampoco a medio plazo. Seguimos camino del Apocalipsis de San Juan.


Semana del 14 al 20 de mayo2.001. La guerra ha estallado de modo definitivo entre israelitas y palestinos. Israel ha bombardeado desde helicópteros Apache, desde tanques, desde cazas F 16 y con misiles tierra tierra los asentamientos palestinos, matando a docenas de personas e hieriendo a cientos. Nadie lleva la cuenta de los muertos ni heridos, pero a nadie le importa. Los servisios secretos israelitas han perpetrado dos atentados contra dirigentes de Hamas que han provocado la cólera de los palestinos. Por primera vez la intifada ha sido seguida por miles de personas. Los atentados suicidas palestinos han provocado seis muertos israelitas esta semana.

EDITORIAL. Sabemos que predicamos en el desierto. Sabemos que casi nadie nos lee y sabemos también que a casi nadie le importa nuestra sección. Pero en la Historia quedará nuestro aviso perdido en la inmensidad del desierto como una llamada a la cordura antes de que sea demasiado tarde, que a nuestro modo de ver ya lo es. Seguiremos informando al viento del desierto.


Semana del 21 al 27 de mayo del 2.001. El conflicto entre israelitas y palestinos ha llegado a tal límite de barbarie que ha provocado la tímida reacción de la comunidad internacional, incluidos los EEUU, que a través del plan Michel han intentado conseguir el cese de la violencia. Arafat se ha bajado los pantalones, y Sharón sabiendo que cuenta con el apoyo incondicional de EEUU y del poderío del Loby judio, que detenta el 90 % del dinero mundial, ha dado la orden de alto el fuego a su ejército siempre que los palestinos cesen también con la intifada, pero sin renunciar a la colonización de los territorios palestinos con nuevos asentamientos judios. "El grandullón que pegaba al niño indefenso le ha dicho, no te pegaré mas si dejas de llorar y no me das más patadas a la espinilla".

EDITORIAL. Más de lo mismo, nada se va a conseguir. Mientras se marea la perdiz y se hace ver que se hace algo, las cosas no solo van a peor sino que adquieren tintes dramáticos. Los países árabes están a punto de romper relaciones diplomáticas con  Israel, pero el problema es que si no se para por la fuerza de la razón de la Comunidad Internacional el conflicto, cuando se internacionalice no habrá manera de detenerlo, y estamos a punto de que esto suceda. No nos cansaremos de advertirlo. Mientras tanto recen, es lo mejor que se nos ocurre.


Semana del 28 de mayo al 3 de junio. Las acciones diplomáticas (plan Michel) han conseguido un precario alto el fuego que consiste en que los israelitas solo responden a las agresiones palestinas, pero no atacan si no son atacados. El sabado un atentado suicida de un miembro de Hamas causó 8 muertos israelitas y decenas de heridos al estallar una bomba en una discoteca.

EDITORIAL. La espiral de violencia sigue pese al tan cacareado alto el fuego, los territorios palestinos son bombardeados cada día por las tropas israelitas y los palestinos de Hamas siguen atacando con morteros las posiciones judías. Los atentados suicidas se siguen produciendo y parece que la Comunidad Internacional da por bueno que las negociaciones de paz se sigan llevando con guante blanco como hasta ahora. Más de lo mismo.

 
Encuesta
¿Crees que estamos ya en los tiempos finales?